Gestión del Riesgo - Manizales

LA NOCIÓN DEL RIESGO

E-mail

Un desastre representa la materialización del riesgo; es decir, de la posibilidad que se presenten daños o pérdidas en el futuro. Por su parte, el riesgo depende de que exista un peligro o amenaza y unas condiciones de vulnerabilidad o susceptibilidad. La amenaza se refiere al peligro latente que significa que se puedan presentar fenómenos destructivos en el futuro, resultado de la dinámica natural y/o social. Mientras tanto la vulnerabilidad corresponde a la fragilidad o predisposición que tiene la población y sus bienes a sufrir daños en caso de presentarse un fenómeno peligroso. De esta manera, una población expuesta a los efectos de un fenómeno sufrirá más o menos daño según sea su grado de vulnerabilidad (Cardona, 2005).

 

Teniendo en cuenta lo anterior, la Ley 1523 de 2012 define la gestión integral del riesgo como un proceso social orientado a la formulación, ejecución, seguimiento y evaluación de políticas, estrategias, planes, programas, regulaciones, instrumentos, medidas y acciones permanentes para el conocimiento y la reducción del riesgo y para el manejo de desastres, con el único propósito de contribuir a la seguridad, el bienestar, la calidad de vida de las personas y el desarrollo sostenible.

 

Una política de gestión de riesgos no sólo se refiere a la acción de las entidades del Estado, sino por su propósito a la articulación de diversas fuerzas sociales, políticas, institucionales, públicas y privadas. Esto significa la participación democrática y la suma de esfuerzos y responsabilidades de acuerdo con el ámbito de competencia de cada cual.

 

A través del tiempo se ha llegado a la conclusión de que el riesgo mismo es el problema fundamental y que el desastre es un problema derivado. El riesgo y los factores de riesgo se han convertido en los conceptos y nociones fundamentales en el estudio y la práctica en torno a la problemática de los desastres. Tal transformación en las bases paradigmáticas del problema ha sido acompañada por un creciente énfasis en la relación que los riesgos y los desastres guardan con los procesos y la planificación del desarrollo y, en consecuencia, con la problemática ambiental y el carácter sostenible (o no) del desarrollo. Riesgos y desastres ya se visualizan como componentes de la problemática del desarrollo y no como condiciones autónomas generadas por fuerzas exteriores a la sociedad (Cardona, 2005).

 

Manizales a pesar de haber sido afectada por diversos tipos de desastres desde su fundación y continuar expuesta a diversas amenazas naturales y de origen antrópico, las intervenciones que se realizan en nuestra ciudad son cada vez más complementarias entre sí en aras de disminuir la vulnerabilidad. Hasta la actualidad la ciudad cuenta con varios procesos bandera en el país y la región, enfocados a través de los componentes o procesos que hacen parte de la gestión integral del riesgo, como lo es la identificación o conocimiento y reducción del riesgo, el manejo de desastres y la transferencia del riesgo. Esta tendencia se refleja mediante acciones y políticas que han comprendido trabajos interdisciplinarios, interinstitucionales y comunitarios que fueron innovadores y ejemplares.

 

Documentos de interés:

Informe Técnico: Diagnóstico del Riesgo Urbano y La gestión del Riesgo para La planificación y el Mejoramiento de la efectividad a nivel local: Aplicación a la Ciudad de Manizales.

Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Sigue nuestra actividad en las redes sociales







strojka
Joomla Templates
russia
turne
stati na zakaz