Gestión del Riesgo - Manizales

PLAN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL

E-mail

El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) es un instrumento técnico y normativo de planeación y gestión del territorio a largo plazo, el cual se formula para orientar el desarrollo de los municipios para los próximos años, y que permite regular la utilización, ocupación y transformación del espacio físico, tanto urbano, como rural.

 

Estos planes, son una herramienta que surgen con base en la Ley 388 de 1997, donde se establecen los principios que rigen el Ordenamiento Territorial en nuestro país, los propósitos que debe cumplir el urbanismo en cumplimiento de su función pública, además, define los conceptos y términos bajo los cuales se debe abordar el ordenamiento del territorio. En consecuencia, la exposición a las amenazas naturales y el riesgo se convierten también en aspectos fundamentales y estructurantes de estos instrumentos en todo el territorio Colombiano.

 

Manizales por su parte, elaboró su primer Plan de Ordenamiento Territorial mediante Acuerdo 508 de 2001, fue un ejercicio primario de planificación elaborado bajo unas expectativas muy generales, en donde fundamentalmente se buscaba que el país se incorporara en una nueva metodología de ordenamiento territorial, para lo cual se empleó un derrotero elaborado por el Ministerio del Medio Ambiente, y que como era de esperarse, no satisfizo las necesidades reales del municipio. En la elaboración de ese POT no se proyectó la verdadera dimensión que quería dársele a nuestro territorio, y aparte de un buen diagnóstico de las condiciones generales del Municipio, no se avanzó hacia una acertada serie de definiciones que permitieran unas condiciones apropiadas para la correcta ocupación del territorio.

 

En el año 2003, la administración de entonces hizo una primera revisión al Plan (Acuerdo 573 de 2003) con la cual se buscó corregir las falencias del primer Plan y en el que se establecieron, como puntos importantes, la ampliación del perímetro urbano en el suelo de la vereda “El Rosario”, y se trazaron las primeras directrices para clasificar las actividades económicas en el municipio. Si bien, este fue un ejercicio bien intencionado para corregir los puntos claves considerados como susceptibles de modificación, la poca experiencia del equipo asesor y el desconocimiento generalizado de la comunidad del impacto del Plan de Ordenamiento hicieron que éste no alcanzara su verdadera dimensión.

 

Luego, en el año 2007 se efectuó la segunda revisión al POT, mediante Acuerdo 663 del mismo año. El alcance de esta revisión estaba definido por la necesidad de ampliar el perímetro urbano para la generación de suelo para la construcción de vivienda de interés social VIS y para redefinir la proyección de la ciudad en materia de movilidad y espacio público, además de consolidar una clara política en materia de instrumentos de planificación intermedia como lo son los Planes Parciales y las Piezas Intermedias de Planificación (PIP). El ejercicio realizado en aquel entonces sirvió para que la sociedad en general, los gremios y las asociaciones comunitarias entendieran la importancia de la participación de la comunidad en la construcción colectiva de la revisión del POT, que dicho sea de paso, nunca alcanzará el nivel de perfección suficiente para ser avalado por el 100% de la ciudad.

 

En la actualidad, se viene desarrollando el proceso de una revisión, que tendrá como factor fundamental trazar el rumbo integral del municipio de Manizales en los próximos 12 años. Además, se constituye también en la oportunidad de oro para replantear todas aquellas falencias y omisiones que por una u otra razón no han podido ser plasmadas en los anteriores POT.

 

Dicho proceso se ha venido llevando a cabo con la participación activa de la ciudadanía, muestra de esto fueron los foros temáticos de aportes para la revisión del POT, los cuales serían uno de los espacios dispuestos por la administración municipal con el propósito que la comunidad manizaleña, tanto del área urbana como rural, realizaran sus aportes a la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial.

 

Las amenazas y riesgos en el POT de Manizales


Manizales desde los años 80 incluyó en sus planes de desarrollo el riesgo y las restricciones que se derivan del mismo. En los años 90 tuvo un reconocimiento en la segunda conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos “Hábitat II” en Estambul por esta innovación, y antes que la Ley 388 de 1997 incluyera las amenazas como determinantes del ordenamiento territorial en Manizales ya se habían hecho varios trabajos previos que convertían el riesgo en un componente de los reglamentos de uso del suelo.

 

Para determinar los riesgos en el POT, a los cuales está expuesta la ciudad fue necesario elaborar una serie de mapas temáticos (geológico, de formaciones superficiales, geomorfológico, morfométrico, de procesos erosivos y de uso actual del suelo), los cuales fueron integrados mediante un Sistema de Información Geográfica (SIG). Fenómenos naturales de origen geológico y climatológico tales como terremotos, erupciones volcánicas, movimientos de masa, inundaciones o posibles eventos catastróficos originados por fallas antrópicas como incendios, pueden considerarse como una amenaza para el desarrollo social y económico de Manizales. Finalmente, también se tuvo en cuenta el resultado de estudios previos, la información primaria (trabajo de campo) y los antecedentes de desastres.

 

Luego, se definieron variables de esta información georreferenciada y se le asignaron pesos a cada una, para determinar las zonas expuestas a los diferentes tipos de amenazas naturales y antrópicas. De esa forma se obtuvo “La caracterización física y determinación preliminar de las amenazas y riesgos naturales y antrópicos de la ciudad de Manizales” que sirvió de base técnica para definir las normas de ocupación del territorio dentro del POT de la ciudad (Acuerdo municipal 508 de octubre 12 de 2001 ajustado por el Acuerdo 573 de diciembre 24 de 2003). El Plan de Ordenamiento Territorial de Manizales se ha utilizado como ejemplo nacional e internacional de cómo se debe incluir el riesgo en la planificación física, urbana y ambiental.

 

(Fuente: Predecan, 2009; Alcaldía de Manizales, 2014).

 






 




 






 

Sigue nuestra actividad en las redes sociales

strojka
Joomla Templates
russia
turne
stati na zakaz