Gestión del Riesgo - Manizales

REUBICACIÓN DE VIVIENDAS

E-mail

Años 1980 a 2000

 

En la ciudad se puede decir que han existido dos tipos de reubicación, la de tipo preventivo y la reubicación después de un desastre, esta última que suele ser posterior a ser un deslizamiento o inundación.

 

En 1987 empezó el primer programa de reubicación preventiva con el barrio El Paraíso, para donde se pasaron 425 familias que vivían en cinco barrios de alto riesgo. Las familias llevaron al nuevo lote las cabañas de bambú donde vivían y, en la medida de sus recursos, fueron mejorando su vivienda con bloques, ladrillos y cemento. La poca vigilancia del proceso causó irregularidades, cuando ciertas familias vendieron el lote (que habían recibido en forma gratuita) y regresaron a su antiguo barrio.

 

Luego, en los años 1991 y 1992, se realizó la reubicación de 72 familias en el barrio El Caribe, el sistema consistió en la construcción de la nueva casa por parte del personal de la Caja de la Vivienda Popular (CPV) con la ayuda de las familias, las cuales tuvieron que comprar el lote y la casa fue financiada por el Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana (INURBE). A fin de evitar los problemas encontrados en el barrio El Paraíso, se prohibió vender la casa y el lote durante los primeros cinco años.

 

A principios de los años 90, después de un desastre, existían dos formas de reubicación. Primero, las familias que lo deseaban podían ser alojadas en forma gratuita y por algunas semanas, en el albergue del barrio Aranjuez, previsto para albergar 50 familias que se reagrupaban en unas doce habitaciones. La segunda, consistía en que los damnificados también podían recibir un subsidio durante tres meses a fin de pagar un alquiler modesto. De esta forma se evacuaba la zona de alto riesgo durante un tiempo, y a mediados de los noventa esa opción fue descartada por el municipio.

 

Después, en 1993, la CPV y El Minuto de Dios realizaron un programa de gestión global de la reubicación, que duró dos años. Efectivamente, el proyecto consistía no solamente en reubicar a las familias, sino también en trabajar temas socio-económico-culturales con la comunidad reubicada, bajo la forma de talleres semanales y con participación obligatoria de todos los miembros de la familia.

 

Desde las catástrofes que ocurrieron en 1993 en algunos barrios de clase media y baja, cuando por primera vez, las viviendas damnificadas habían sido adquiridas por medio de programas manejados por la CVP y el INURBE (y a veces, para reubicar a familias de manera preventiva), se propuso la integración de las familias propietarias a otros programa de vivienda, ya que ya habían demostrado que, económicamente, podían comprometerse con tal programa. Por lo tanto, las soluciones a las situaciones de emergencia comenzaron a variar según el estrato socioeconómico de los damnificados.

 

En 1995, 36 familias se pasaron a la primera etapa del nuevo barrio Yarumales; la segunda estuvo prevista para otros 86 hogares. Una medida para evitar que se volviera a presentar invasiones en los lotes peligrosos, consistió en la demolición de la vivienda vulnerable y en la reforestación del lote.

 

(Textos tomados de Chardon, 2001).

 

Años 2001 a 2014

 

Con las tragedias invernales del año 2003 (Marzo 18 y 19; Octubre 28 y 29), que afectaron más de 1.000 familias habitantes de zonas de alto riesgo, a partir del 2005 se adelantó un programa de vivienda de interés social en lotes de propiedad de la Caja de la Vivienda Popular, denominadas Samaria, San Sebastián y Santa Ana (antes Comuna 5 y actualmente Comuna Ciudadela del Norte).

 

Cabe destacar, que la financiación de la vivienda se hizo de la siguiente manera:

Subsidio Gobierno Nacional: 7.6 millones.

Crédito otorgado a la familia: 3.0 millones otorgados por la Caja de la Vivienda Popular.

Subsidio Municipal de vivienda: 4.9 millones de pesos.

 

Más recientemente, es importante señalar el caso del barrio la Playita, el cual se conformó a partir de un asentamiento originado de manera espontánea en una zona que fue declarada de alto riesgo según el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de la ciudad en el año 2001, esto, debido a que por su ubicación geográfica se enfrentaba a amenazas por deslizamientos e inundaciones (por el Cerro Sancancio y el rio Chinchiná respectivamente).

 

En el año 2002 se genera una primera emergencia por inundación, posteriormente en el año 2005 una nueva emergencia invernal afecta el barrio, esta vez por deslizamientos formados desde el Cerro Sancancio, se evacuan 227 familias y se realizaron algunas obras de estabilidad. Sin embargo, con la magnitud de la situación, el presidente de la Republica se compromete en apoyar el proceso de la reubicación del barrio.

 

De esta manera, en el año 2007 se comienza a materializar la relocalización de cerca de 600 familias y unas 2800 personas, haciendo parte de proyectos tanto de vivienda de interés social (VIS) y de viviendas de interés prioritario (VIP) que se construirían al norte de la ciudad. Dicha zona desocupada, se convirtió unos años después en una de las escombreras de la ciudad.

 

Actualmente, podemos mencionar el Macroproyecto San José, cuyos objetivos principales se encaminaban en ejecutar programas de vivienda VIS y VIP en suelos que serían destinados para la relocalización de viviendas en alto riesgo en Manizales, a través de procesos de mejoramiento integral de barrios. Sin embargo, desafortunadamente este Macroproyecto terminó convirtiéndose en un proceso fallido en la ciudad. Problemas con la compra de predios, la prioridad a la construcción de la avenida Colon, manejos irregulares de los recursos, hallazgos administrativos con consecuencias disciplinarias, fiscales e, incluso penales por la gestión de este proyecto, son las diversas razones por las cuales se encuentra paralizado.

 

(Fuente: Alcaldía de Manizales).

Sigue nuestra actividad en las redes sociales

strojka
Joomla Templates
russia
turne
stati na zakaz