Gestión del Riesgo - Manizales

1927 - 1959

E-mail


Después de los incendios de 1925 y 1926 se generó un gran cambio urbano, contando con diferentes fuentes económicas que contribuyeron a la reconstrucción. Se reglamentó que debían desaparecer en la ciudad las vías estrechas, los grandes aleros y las construcciones de bahareque, para dar paso al hierro y al concreto, además de adoptar el estilo republicano del momento. Los cambios también se evidenciaron en la estratificación en la que se consolidó por la ocupación por las familias adineradas de los segundos y terceros pisos del área comercial y de las partes más planas de los alrededores de la ciudad, mientras que por otra parte las familias más pobres fueron relegadas a las peores tierras de la periferia urbana. (Robledo, 1996).




Sin embargo, por los costos y las diversas presiones adelantadas por constructores tradicionales, el Cabildo debió permitir que se emplearan los viejos sistemas de construcción: los muros de bahareque macizos (el tradicional bahareque embutido de tierra) y los muros encementados (el bahareque encementado), con los revoques de arena y cemento sobre mallas de hierro que cubrían estructuras de madera (Robledo, 1996).  Así, la reconstrucción se hizo con técnicas mixtas o el bahareque de siempre para los edificios y viviendas diferentes a los institucionales, algunas con fachadas de mampostería de ladrillo o de bahareque encementado. En los sectores medios y populares se usó madera, guadua y revoques de tierra y cagajón. Las estadísticas de la Alcaldía sobre edificaciones terminadas y en construcción en la zona incendiada a principios de junio de 1927 reflejaban que de un total de 94 edificios sólo 30 eran de cemento armado y el resto (64) de “madera con revestimiento de cemento” (Esguerra, 1997).



Posterior al incendio del año 1926, el proceso de reconstrucción de la ciudad permitió su dotación en cuanto a unos servicios públicos adecuados que tanta falta le hacían, tales como el acueducto y alcantarillado, además, se mejoraba el suministro de energía eléctrica mediante la tecnificación del servicio quedando en cabeza de la Central Hidroeléctrica de Caldas.


Durante este periodo también inició actividades la Caja de la Vivienda Popular del municipio, cuya función inicialmente era la construcción de viviendas para las clases populares, pero que luego se encargaría de desarrollar programas de reubicación de las comunidades afectadas por desastres y de zonas de alto riesgo de la ciudad.


Después de trascurridos más de 20 años, el Cuerpo Oficial de Bomberos no había podido adquirir un vehículo adecuado para atender los incendios de la ciudad, es así como mediante rifas se lograron reunir los recursos para su compra.


Entre tanto, aparecían dos importantes universidades locales, la de Caldas primero y luego la Nacional en 1948, con facultades de artes, humanidades, abogacía y medicina entre otras de un lado y las ingenierías del otro. Ambas universidades aportaron muchísimo al desarrollo de la ciudad, no solo desde el punto de vista académico, sino también en su evolución. En 1957 se crea la regional del Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA. Esta institución impulsa de manera significativa el progreso de la región dado que la connotación de esta era de carácter departamental y su participación en la ciudad fue definitiva en el desarrollo de proyectos de reubicación de asentamientos en zonas de riesgo y posteriormente liderando los trabajos de educación a la comunidad en la temática de prevención de desastres y protección del medio ambiente.


En este orden de ideas, en la década del 50 también se puede afirmar que se generó una dinámica económica que influenció el crecimiento demográfico de la ciudad por las migraciones de pobladores rurales, el cual en los años siguientes generó mayor demanda de vivienda, con la aparición de barrios nuevos y zonas de ocupación ilegal de terrenos públicos, de esta manera instalándose un hábitat vulnerable en áreas de influencia de amenazas de origen natural, pero que, con la intervención del hombre, incrementaron la posibilidad de presentarse algunos deslizamientos e inundaciones.


(Fuente: Londoño, J., 1998; PREDECAN, 2009; Robledo, 1996; Esguerra, 1997).

Sigue nuestra actividad en las redes sociales

strojka
Joomla Templates
russia
turne
stati na zakaz