Gestión del Riesgo - Manizales

1980 - 1989

E-mail

En los primeros años de la década de los ochenta, la Universidad de Caldas implementa la facultad de Geología y Minas, la cual empieza a jugar un papel importante en los fenómenos geológicos que se daban en la ciudad y aún en el desarrollo mismo de la ciudad, en el aporte al conocimiento de la geología de Manizales y sus alrededores, de riesgos geológicos y definición de usos y aptitud del suelo y zonas de expansión de la ciudad.


Dos años después del terremoto de 1979 se estableció en la ciudad el primer código de construcción a nivel nacional con normas de sismoresistencia, el cual se realizó con base en las normas más avanzadas que existían en esa época y teniendo el cuidado de hacer una adaptación de acuerdo con las realidades locales. Paradójicamente el primer código de obligatorio cumplimiento que se adoptó en el mundo con base en las recomendaciones ATC-3-06 de los Estados Unidos fue el de Manizales. El código incluyó aspectos innovadores como una normativa para edificaciones menores de uno y dos pisos que después se tendrían en cuenta en el que fue el primer código de construcciones sismorresistentes a nivel nacional en 1984. En otras palabras Manizales tuvo un código de obligatorio cumplimiento antes de que Colombia adoptara uno a nivel nacional mediante la ley 400 de 1984.


Hacia la mitad de la década, se reactiva el volcán Nevado del Ruíz, lo cual genera una gran participación institucional alrededor de la posible erupción del volcán, con participación de las universidades locales, la Central Hidroeléctrica de Caldas, Interconexión Eléctrica S.A., los organismos operativos de la ciudad, a nivel nacional la participación del INGEOMINAS, y a nivel interinstitucional, organizaciones de Naciones Unidas como UNDRO, UNESCO, instituciones norteamericanas como el Servicio Geológico de Estados Unidos, OFDA, WOVO, de Ecuador la Escuela Politécnica, el grupo Vulcanológico Nacional de Italia, entre otros. A medida que avanzaba la situación se conformó un comité de Riesgo Volcánico patrocinado por organizaciones gubernamentales y no gubernamentales de la región, siendo sus actividades principalmente la investigación tecnicocientífica del fenómeno, educación a la comunidad y manejo del riesgo.

Después de la erupción del Nevado del Ruíz se conformó el Comité Regional de Riesgo Volcánico, mediante Decreto 0.1355 de noviembre 14 de 1985. Posteriormente este comité se institucionalizó como el Comité Regional para la Prevención y Atención de Desastres, el cual hizo mucho énfasis en la educación y tuvo notables avances en el tema pues se pudo elaborar una adecuación curricular para los niveles de preescolar, básica primaria y media vocacional, que sirvió de modelo para otras regiones del país. También en este mismo año se crea el Observatorio Vulcanológico de Colombia como dependencia de INGENOMINAS, con funciones específicas de vigilancia volcánica mediante el desarrollo de estudios de geología, geoquímica, geofísica y geodesia principalmente y la instalación de una red de vigilancia volcánica para el macizo volcánico con énfasis en el Nevado del Ruiz. A partir de 1989 pasa a tener la connotación de Observatorio Vulcanológico y Sismológico, con un enfoque mucho más amplio.


Mediante el Decreto 0650 de agosto 29 de 1987 se crean por decisión nacional los comités locales (uno por municipio) y los regionales (uno por departamento) de emergencia; se institucionaliza el Comité Local de Emergencias, se establecieron responsabilidades institucionales y se definieron los coordinadores del mismo en el ámbito operativo y administrativo.


Mediante el Decreto-Ley 919 de 1989 por instrucciones del gobierno nacional la Oficina Nacional de Atención de Emergencias, le solicita a la Alcaldía de Manizales, la elaboración de un Proyecto de Manejo Integral de Prevención de Emergencias en ciudades y núcleos urbanos, así como dirigir la atención pública de las mismas.


Con la participación de CRAMSA, Secretaría de Obras Públicas Municipales, Empresas Públicas de Manizales, el SENA, la Caja de la Vivienda Popular y otras más, se hizo posible desarrollar un programa de reubicación de un sector de Manizales ubicado en zona de alto riesgo por deslizamiento conocida como el barrio Bajo Nevado; dicha población en riesgo se trasladó a un sector de la ciudad con unas mejores condiciones de seguridad, el cual la misma comunidad lo denomino El Paraíso.


(Fuente: Londoño, J., 1998; Chardon, 2001; PREDECAN, 2009).

Sigue nuestra actividad en las redes sociales

strojka
Joomla Templates
russia
turne
stati na zakaz