Gestión del Riesgo - Manizales

1900 - 1926

E-mail

ACTIVIDAD SÍSMICA


A los cincuenta años de fundada Manizales, el 1 de enero de 1900 a las 7:00 a.m., se registró un movimiento telúrico de mediana intensidad y cuyo epicentro se estimó en Santafé de Bogotá.

Seis años más tarde, el 31 de enero de 1906 a las 11:35 a.m. se sintió un fuerte terremoto en Manizales, el cual causó graves daños, su epicentro se registró en Tumaco que resultó totalmente destruido, su duración se estimó de cinco minutos y su magnitud fue tal que se ha catalogado como uno de los seis más fuertes en toda la historia sísmica del planeta y que fue sentido en un perímetro de 300.000 kilómetros a la redonda.

 

Más adelante, el 11 de marzo de 1918 a las 11:25 a.m. se sintió un terremoto de mediana intensidad y cuyo epicentro se registró en la población de Armero, departamento del Tolima.

 

En 1923 el 14 de diciembre a las 5:31 p.m., se registró un fuerte terremoto con intensidad 6 y cuyo epicentro correspondió al municipio de Funes en el departamento de Nariño.

Corrían ya los 75 años de fundada Manizales cuando el jueves 23 de julio de 1925 a las 11:13 a.m. se sintió un fuerte terremoto en la ciudad destruida por los incendios, el cual no causó ya más daños de los que había pero si causó mucho pánico en la población. Una semana después, el viernes 31 del mismo mes, a las 3:40 p.m., se presentó otro sismo de las mismas características que el anterior.

 

 

INCENDIOS


El primer incendio de grandes proporciones en Manizales tuvo lugar el 19 de julio de 1922, causó daños cuantiosos en una zona de gran influencia social y comercial. El fuego se inició a las tres de la mañana en un depósito de velas de parafina ubicada en lo que actualmente corresponde a la calle 20 entre carreras 20 y 21, se incendió completamente una manzana y una cuadra. Como no había bomberos en ese entonces el incendio se extinguió debido a que se destruyeron los alrededores del incendio a manera de contrafuegos moderno.

 

El segundo y más desafortunado incendio ocurrió los días 3 y 4 de julio de 1925. Este destruyó 32 manzanas con un total de 229 edificaciones del centro residencial y comercial de la ciudad, lo cual determinó una impresionante transformación en Manizales, de tal manera que el proceso de reconstrucción se denominó la segunda fundación de la ciudad. Este insuceso se inició en una droguería en la calle 22 con carrera 21 que almacenaba municiones y material bélico. Debido a la falta de agua y de elementos bomberiles se utilizó dinamita para tratar de generar cortafuegos.

 

Ocho meses después y luego de 36 conatos de incendios, otra vez las llamas golpeaban la ciudad el 20 de marzo de 1926, destruyendo las tres manzanas más valiosas de la ciudad y que se habían salvado en el incendio anterior incluyendo la catedral de madera que existía. Con la llegada de la energía eléctrica se creó una nueva condición de vulnerabilidad tecnológica la cual no se pudo resolver satisfactoriamente, pues las redes de energía eléctrica no eran adecuadas, no se contaba con agua suficiente y no existía aún cuerpo de bomberos.

 

(Textos tomados de Londoño, J., 1998).

Sigue nuestra actividad en las redes sociales

strojka
Joomla Templates
russia
turne
stati na zakaz